COMO CUIDAR
UN TERRRARIO
DE CACTUS

Nuestros terrarios surgen de la idea de recrear dentro de un recipiente geométrico de cristal una porción de la naturaleza y el hábitat de los cactus, para poder mantenerlos saludables y vistozos será necesario tener en cuenta algunos cuidados. Será una tarea sencilla que no requiere grandes esfuerzos.

 

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES BÁSICAS:

  • RIEGO: se recomienza regarlo 1 vez al mes. La cantidad es mínima, aproximadamente ¼ de vaso (dependiendo el tamaño). Incluso puedes utilizar una jeringuilla o un rociador (recomendado para llegar a todos los espacios). La cantidad “perfecta” de agua es un concepto bastante flexible, pero recomendamos riego con poca frecuencia y luego esperar a que el sustrato este completamente seco, si las regamos en exceso los cactus podrían enfermar.
  •         LIMPIEZA DEL CRISTAL: puedes utilizar un paño (preferentemente de fibra) húmedo o papel de cocina para quitar el polvo por fuera, si tienes el suficiente cuidado puedes utilizar un poco de limpiador de cristales, ¡cuidado! No debe ingresar el producto al terrario.
  •         LUZ: Evitar que el terrario este expuesto muchas horas a sol directo. Si recibe luz solar directa durante muchas horas, el cristal con el sol puede generar un efecto lupa y provocar quemaduras irreparables en vuestros cactus. Por lo que recomendamos colocarlos en un lugar con buena luz natural o artificial, pero protegidos de la luz solar directa en tiempo extendido.
  •         POSICIÓN: Se recomienda rotar el terrario 1 vez al mes, para que el crecimiento sea parejo. Recuerda que todas las plantas buscan la luz solar, por lo que de esta manera tus cactus no se deformaran en el proceso de crecimiento.

Esperamos que estas recomendaciones te hayan sido muy útiles y que te ayuden en el cuidado de estos maravillosos terrarios.

El equipo de Sidera Visus Terrarios

Como Cuidar un Terrario Húmedo

Aunque puede aguantar bien en zonas poco iluminadas, lo mejor es colocarlo en un lugar bien iluminado, evitando, en todo momento que los rayos del sol incidan en el terrario ya que podría quemar las plantas. 

Necesita un riego frecuente, evitando que el sustrato se seque. Alrededor de medio vaso de agua a la semana, directo al sustrato, o en el mejor de los casos utilizar un rociador. Así llevaremos humedad a todos los espacios con mayor facilidad.

Carrito de compra